Mariana Salazar

Mariana Salazar Albornoz es la Directora de Derecho Internacional Humanitario en la Consultoría Jurídica de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México. Ha trabajado en la Secretaría por los últimos 10 años, en los ámbitos de los derechos humanos, derecho internacional humanitario y derecho penal internacional. La Señora Salazar asistió en Noviembre del 2012, a la Edición Global del Seminario Lemkin y luego en Junio del 2013 asistió a la Edición Latinoamericana del Seminario, además participo ennuestra reunión de ex alumnos en Arusha, Tanzania. Ella también fue instructora en la Edición Latinoamericana del Seminario Lemkin en Junio del 2013, y en la Edición Global en Diciembre del 2013.

¿Porque ha sido usted tan dedicada en la materia de prevención de genocidios y atrocidades masivas?

Desde que estudiaba en la facultad de derecho, me ha fascinado el derecho internacional y su meta final. Las secuelas de la Segunda Guerra Mundial dieron lugar a la creación de una gran variedad de organizaciones internacionales, normas e instituciones dedicadas a proteger la humanidad y salvar futuras generaciones de las atrocidades que ocurrieron durante la guerra. Empatizo fuertemente y creo en esos objetivos, y mientras más aprendía, más crecía mi interés en este campo.

Hoy en día, ese interés se ha convertido en una pasión. Profundicé mis estudios en el Derecho Internacional y luego mis actividades académicas y profesionales en los ámbitos de derechos humanos, derecho internacional humanitario y derecho penal internacional. Todas son ramas interrelacionadas, y tienen como objetivo central la protección de la vida y la dignidad de los seres humanos.

Aunque se han logrado muchos avances en esta estas áreas, todavía se necesita más trabajo para alcanzar el objetivo común de prevenir eficazmente las atrocidades masivas en el mundo. Estoy profundamente convencida de que este objetivo requiere la acción conjunta de todos nosotros como miembros de la sociedad, desde nuestros diferentes puntos de vista. La construcción de una sociedad no discriminatoria e inclusiva donde los seres humanos conviven en paz comienza en casa y debe extenderse a todas nuestras actividades. Al trabajar en este campo, deseo contribuir en este esfuerzo común, colocando mis acciones al servicio de mis creencias y esperanzas para la sociedad.

¿Qué acciones y políticas cree que son más eficaces en la prevención a largo plazo de atrocidades?

Como abogada, creo en el poder de las normas. Sin embargo, la realidad muestra que el tener normas adecuadas conforme con los estándares internacionales no es suficiente si no se aplican de manera efectiva por la sociedad. Ahí radica el mayor desafío, ya que la aplicación efectiva sólo puede lograrse por una sociedad que no sólo entiende y participa en el contenido de las normas, pero que también tiene una creencia genuina en lo que persiguen.

Cultivando esta creencia, o, en otras palabras, promoviendo una cultura de Derechos Humanos y prevención de atrocidades masivas, es un proceso lento y constante que requiere la participación conjunta de todos los miembros de la sociedad. Creo que la educación es una herramienta fundamental para este fin, y que debe comenzar en las primeras etapas, tanto en casa como en las escuelas, y continuar y adaptarse a las necesidades siempre cambiantes de cada sociedad y cultura.

El dialogo también es importante para este objetivo. A nivel internacional, el intercambio de información entre Estados fomenta el intercambio de las mejores prácticas como medio de progreso. A nivel nacional, el diálogo entre los actores gubernamentales y no gubernamentales, promueve el entendimiento común y esfuerzos coordinados para hacer frente a los problemas de derechos humanos

¿Cómo es un día o una semana de trabajo en su vida?

Mi trabajo en la Secretaría de Relaciones Exteriores implica seguimiento diario de acontecimientos que ocurren en foros internacionales relacionados con los temas bajo mi responsabilidad, como las Naciones Unidas, la Asamblea de los Estados Partes de la Corte Penal Internacional o la Conferencia Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Mantengo estrecho contacto con los delegados mexicanos en el extranjero y con los actores gubernamentales y no gubernamentales en México, y constantemente preparo el aporte de México en estos foros y participo en conferencias y actividades educativas sobre estos temas.

También, como Secretaria Técnica de la Comisión Intersecretarial de Derecho Internacional Humanitario (DIH), mi papel incluye una estrecha interacción y trabajo conjunto con los organismos gubernamentales que participan en el Comité, así como con el Comité Internacional de la Cruz Roja y la Cruz Roja Mexicana. Este Comité Intersecretarial está a cargo del seguimiento de la Red Latinoamericana para la Prevención del Genocidio y Atrocidades Masivas, apoyado por AIPR.

Los seminarios Lemkin, en los que varios funcionarios del gobierno han participado, han influido positivamente en nuestro trabajo en la Secretaría y en el Comité Intersecretarial. Como consecuencia de la capacitación recibida, el Comité Intersecretarial se enorgullece de haber incluido el tema de la prevención de atrocidad masiva en las ediciones 2013 y 2014 de su Curso Anual Especializado en el DIH, el cual está abierto a la participación de todos los actores de la sociedad. Finalmente, el 23 y 24 de abril del 2014, nuestra oficina organizó un Seminario específico sobre Herramientas Internacionales para la Prevención de la Atrocidad Masiva, con oradores del AIPR y la ONU y participantes de todos los sectores de la sociedad.

Por último, pero no menos importante, la influencia de los Seminarios Lemkin me han llevado a convertirme en profesora de genocidio y de crímenes internacionales en una de las universidades de la Ciudad de México. Enseñar y aprender de los estudiantes en este campo ha sido una verdadera inspiración para mi trabajo diario en estos temas.

¿Quién o qué la inspira o motiva?

A través de los Seminarios Lemkin, he tenido la oportunidad de conocer a sobrevivientes de genocidios y atrocidades masivas de Ruanda, la ex Yugoslavia y de la dictadura militar en Argentina. En los foros internacionales y dentro de mi propio país, he escuchado testimonios de víctimas de violaciones de derechos humanos y he visto los efectos debilitantes que estas violaciones han tenido sobre ellos. Estoy constantemente inspirada por el coraje y la fuerza de estas víctimas y sobrevivientes que, después de haber perdido a seres queridos o extremidades o que han pasado por un tremendo sufrimiento, reúnen la fuerza para compartir sus testimonios para promover un mensaje de los derechos humanos en el mundo.
También he sido conmovida por las visitas que he hecho a través de los Seminarios Lemkin a los campos de concentración de Auschwitz y otros lugares de memoria, y que me han ayudado a entender mejor el proceso de atrocidades masivas y la importancia de la prevención y la alerta temprana.

Por último, estoy agradecida de ser constantemente inspirada a lo largo de mi vida profesional por muchos profesionales dedicados, jueces, diplomáticos, académicos, profesores, activistas y estudiantes, quienes van realmente a niveles extraordinarios en la persecución de los objetivos de los derechos humanos, y cuyas creencias y dedicación encarnan estos ideales.

¿Qué consejo le daría a un nuevo oficial del gobierno que viene entrando al campo de la prevención del genocidio?

Creo que es muy importante estudiar y aprender constantemente. El genocidio y la prevención de atrocidades masivas es un campo amplio que combina herramientas jurídicas, políticas, educativas y otras, tanto a nivel internacional como a nivel nacional. Es muy importante para un funcionario del gobierno conocer estas herramientas y entender completamente la forma en que su campo particular de trabajo puede tener un impacto en ellos.

También considero muy útil mantener una estrecha coordinación con los representantes de otras oficinas gubernamentales, víctimas, académicos y la sociedad civil. Tener en cuenta los esfuerzos existentes puede ser muy efectivo. En la mayoría de los casos, hay programas y planes existentes en determinados campos tales como los derechos humanos, el imperio de la ley, la ley humanitaria o de desarrollo, que proporcionan plataformas útiles y que cuando se utilizan en combinación, pueden contribuir en los esfuerzos para la prevención de atrocidades masivas.

Por último, me gustaría enfatizar la importancia de la calidad humana. Es muy importante no perder de vista el factor humano que subyace en el trabajo de prevención para que un funcionario del gobierno se mantenga motivado y orientado a la acción, y para ser capaz de proponer acciones creativas.