María Alejandra Costa Prieto

María Alejandra Costa Prieto es la Directora de la Dirección de Derechos Humanos y Derecho Humanitario en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Uruguay y el Punto Focal de la Red Latinoamericana de su país. Ella es ex alumna de la edición 2015 del Seminario Raphael Lemkin Global.

Cuáles son las razones que le han llevado a trabajar en el campo de la prevención del genocidio y atrocidades masivas?

La historia ha demostrado que las situaciones de conflicto son campos candentes para que se cometan crímenes internacionales tales como se definen en el Estatuto de la Corte Penal Internacional. En un mundo además donde estos conflictos tienen un denominador común que es la agresión directa a la población civil y la violación de las normas del derecho internacional humanitario, las posibilidades de que se cometan atrocidades masivas se multiplica. Ante este panorama me resulta natural profundizar la prevención de estas situaciones, más aún cuando la capacitación que he recibido del Instituto Auschwitz, me han enseñado que el genocidio y las atrocidades masivas no son sucesos que surgen espontáneamente y más importante aún, que pueden ser prevenidos.

¿Cuál cree que son las acciones y políticas más eficaces a largo plazo en la prevención de atrocidades masivas?

Creo que se trata de un trabajo multidimensional, pero existen elementos fundamentales que pueden hacer la diferencia en el largo plazo: el acceso igualitario de la población a la educación; la educación en igualdad de derechos, que pueda sobrepasar diferencias históricas y culturales, territoriales, étnicas; el acceso igualitario a standards mínimos de calidad de vida a la población y el funcionamiento independiente del sistema de justicia.

¿Qué es lo que le hace sentir más orgullosa de su trabajo con la Red Latinoamericana para la prevención del genocidio y atrocidades masivas?

La pertenencia a una iniciativa que en un corto plazo ha logrado reconocimiento internacional. Se trata de un mecanismo flexible, no costoso, sin estructuras burocráticas, que hace uso de las tecnologías actuales y que fomenta a través de su Secretaría la comunicación constante entre los miembros permitiendo que sea fluida, transparente, comprometida. Personalmente además, siento que cumplo con el objetivo final de la Red que es permear hacia dentro de la estructura nacional, acercando más participantes y comprometiendo a otros actores, de forma tal que la pertenencia a la Red Latinoamericana trascienda mi actual rol de Punto Focal.

¿Qué consejo le daría a un nuevo oficial del gobierno que viene entrando al campo de la prevención del genocidio?

Asegurarle que la diferencia que una persona preparada y alerta puede hacer en el desarrollo de procesos de genocidio o atrocidades masivas, puede ser la diferencia entre la pérdida de una vida y la pérdida de una comunidad.