Analucía Jácome Quelal

La señora Analucía Jácome Quelal, Delegada de la Misión Permanente del Ecuador ante la ONU en Ginebra, Suiza, asistió a la edición Global en Noviembre del 2012 y a la edición Latinoamericana en Junio del 2013 del Seminario Lemkin, así como también a la reunión de egresados de AIPR en Mayo del 2013 en Tanzania. La señora Jácome Quelal ha trabajado para el Ministerio de Relaciones Exteriores del  Ecuador desde marzo del 2008 y asumió su cargo actual en febrero del 2013.

Por qué se dedica a la prevención del genocidio y las atrocidades masivas?      

No importa que tan desarrollados nos consideremos – la naturaleza humana es la misma en todas las sociedades. Nuestra propia naturaleza nos puede llevar a convertirnos en autores o en víctimas de violencia y atrocidades masivas. Esta realidad, además de la violencia que no deja de ocurrir en el mundo, me inspira a mejorar mis esfuerzos para prevenir estos delitos.

Creo firmemente que la comunidad internacional tiene una función muy importante en la prevención de atrocidades, especialmente mediante la creación de espacios para compartir buenas prácticas y apoyar a la creación y fortalecimiento de mecanismos de alerta temprana y prevención.

La Red Latinoamericana para la Prevención del Genocidio y Atrocidades Masivas, apoyada profesionalmente por el Instituto Auschwitz para la Paz y Reconciliación (AIPR),  es un mecanismo importante que fomenta sensibilización, acción y educación  para así crear una cultura de prevención.

No existe un tiempo “perfecto” para comenzar o terminar el trabajo en torno a la prevención de atrocidades masivas. Yo no puedo decir que los esfuerzos que he hecho hasta ahora para crear una cultura de  prevención son  ‘suficientes’. Para superar el sufrimiento innecesario que existe en el mundo, todo lo que puedo hacer es seguir aprendiendo y ayudando a los demás por medio de la educación.

Qué acciones y normas políticas cree usted que han demostrado ser las más eficaces en la  prevención de atrocidades a largo plazo?

No es conveniente aplicar las mismas acciones o normas políticas en sociedades que tienen diferentes culturas, historias y tradiciones. Es necesario entender el contexto y los antecedentes de la comunidad en la que las herramientas de prevención van a ser implementadas. Es también importante identificar las necesidades específicas de cada sociedad y tener en cuenta las mejores prácticas actuales de la comunidad internacional.

Es más, las sociedades que han sido víctimas de atrocidades se comportan de manera diferente  que aquellas que no han sido víctimas. Aplicadas incorrectamente, algunas normas pueden producir impactos negativos, incluyendo la creación de prejuicios, o incluso discriminación. Por lo tanto, es importante identificar las relaciones complejas  entre las comunidades con antecedentes de violencia o enemistad entre grupos sociales.

Estoy convencida que la educación y la formación son los mecanismos más eficaces para la prevención de genocidios y atrocidades masivas. Es fundamental promover un enfoque integral en la planificación de los programas de educación y formación profesional para alcanzar la paz.  El derecho a la verdad y la memoria también deben corresponder a los esfuerzos de los gobiernos nacionales y la sociedad civil para así prevenir que las atrocidades se repitan. En este sentido, la educación es la norma y la herramienta más eficaz para la prevención a largo plazo, sobre todo cuando la educación alcance a una amplia gama de personas y promueva los derechos humanos, la dignidad y la igualdad de trato para todos.

¿Quién o qué le inspira?

Me inspiran los sobrevivientes de las atrocidades masivas que tienen el coraje de compartir sus experiencias. Su fuerza es impresionante; cada vez que comparten sus historias reviven su dolor.  Para ellos, la vida tiene un significado diferente y que ellos estén con nosotros para compartir sus experiencias es una verdadera oportunidad para crear un cambio en la sociedad.

También a través del “poder del lugar,” el Seminario Raphael Lemkin que se llevó a cabo  Polonia fue una experiencia significativa que me ayudó a entender mejor una realidad terrible, la realidad de que las atrocidades masivas se pueden repetir en todas partes y en cualquier momento, por muy desarrollados que nos consideremos. Esta experiencia también me dio la esperanza de que es posible prevenir el genocidio gracias a conocimientos y acciones preventivas que son herramientas de gran alcance.

Como es un día o  una semana en su vida laboral?

Muy ocupada! Nuestro embajador es muy proactivo y el personal de la Misión Permanente del Ecuador ante las Naciones Unidas en Ginebra no es muy numeroso. Yo soy una de los dos delegados a cargo de los asuntos del Consejo de Derechos Humanos. Me gusta mucho mi trabajo ya que representa un verdadero desafío para estar preparada en los temas tratados  por este importante órgano de las Naciones Unidas.

Qué consejo le daría a funcionarios gubernamentales que apenas estén entrando al mundo de la prevención para que hagan un trabajo impactante y eficaz?

Debemos tener la disposición de proponer nuevas iniciativas, y no sólo esperar las instrucciones de nuestras autoridades o de los organismos existentes. Es importante ser creativos y darnos cuenta de las posibilidades y los retos que existen en nuestros lugares de trabajo para  prevenir estos crímenes contra la humanidad.

Creo también que es importante compartir las buenas prácticas entre colegas. No debemos tener miedo de preguntar a nuestros compañeros de trabajo o amigos acerca de temas relacionados con la prevención de atrocidades masivas. Debemos estar dispuestos a buscar y a aprender más acerca de los diferentes mecanismos de prevención. Frecuentemente, las personas piensan que las atrocidades masivas son parte del pasado. Tenemos que recordar que estos delitos siguen ocurriendo en nuestra sociedad y que el reto de prevenirlos es continuo.

Qué le ha hecho sentir más orgullosa en cuanto a su trabajo en la prevención del genocidio y atrocidades masivas?

Trabajar en cuestiones relacionadas con el Derecho Internacional es una oportunidad importante para contribuir a la promoción y protección de los derechos humanos, no sólo en mi país, sino también a nivel internacional. En este contexto, estoy muy orgullosa de haber coordinado una reunión paralela sobre la Red Latinoamericana durante la vigésima quinta Reunión Ordinaria del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Ginebra en  Marzo del 2014. Los objetivos del evento fueron:

1. Presentar a la comunidad internacional la iniciativa Latinoamericana dirigida hacia la prevención del genocidio y atrocidades masivas, como un mecanismo para fomentar la sensibilización  y cooperación mutua en la región.

2. Explicar la importancia de tener  una iniciativa Latinoamericana dirigida hacia la prevención del genocidio y las atrocidades masivas en el marco de cooperación internacional  con el objetivo de garantizar el derecho a la paz y la creación de mecanismos de prevención que puedan ser adaptados al contexto de cada país.

3. Analizar y compartir las mejores prácticas regionales acerca de la creación y consolidación de mecanismos de prevención y alerta temprana de genocidios y atrocidades masivas, como por ejemplo el apoyo regional entre los diferentes países.

Fue un honor tener como panelistas a los delegados de Argentina y de Chile, a  representantes de la Oficina del Asesor Especial para la Prevención del Genocidio de las Naciones Unidas, y a Samantha Horn del Instituto Auschwitz para la Paz y  la Reconciliación.  Creo que este evento fue muy exitoso ya que logró sus objetivos y animó a los asistentes a continuar con las iniciativas de prevención. Recuerdo que en una reunión de egresados, organizada por el Instituto Auschwitz que tuvo lugar en Tanzania, un grupo de participantes expusieron la posibilidad de llevar a cabo un evento en un espacio multilateral. Esta idea se empezó a desarrollar en Argentina, y finalmente, la hicimos una realidad en Ginebra. Esta experiencia es un ejemplo de la posibilidad de convertir ideas en realidad si se tiene una buena disposición y existen esfuerzos conjuntos.